Estás navegando por el archivo de TransCURSO.

Las habilidades para la vida: un propósito para el 2013

el %d 09UTC %B 09UTC %Y en Habilidades para la vida


Cada 31 de diciembre solemos trazarnos unas metas para cumplir en el año nuevo. Al ritmo de las doce uvas, pasamos lista de nuestros deseos para los próximos 365 día: bajar de peso, hacer ejercicio, visitar a los padres, ser parte de la asociación cívica del barrio, mejorar la relación con la pareja y los hijos, no llevar trabajo a casa, viajar ,etc. ¿Acaso coinciden con los tuyos?

En enero nos mostramos con mucha decisión pero, casi siempre, en marzo o en mayo, ya nos hemos olvidado de estos propósitos. ¿Por qué será? ¿Qué habilidades deberíamos fortalecer para llevar a buen término no sólo estos retos sino todos los que nos ponemos para convertirnos en ese ser humano o en esa sociedad que queremos ser?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1993, lanza la iniciativa “Habilidades para la Vida” en la que agrupa diez destrezas que una persona debe fortalecer para actuar frente a las circunstancias propias de manera activa y transformadora. Son ellas el autoconocimiento, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el pensamiento creativo, la empatía, el manejo de las emociones y los sentimientos, el manejo de las tensiones y el estrés, la comunicación asertiva, las relaciones interpersonales, y el manejo de problemas y conflictos.

Desde que la Fundación EDEX supo de ellas ha enfocado todas sus propuestas y programas al fortalecimiento de dichas habilidades. Hoy, a través de su Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida ofrece el “TransCURSO”, un espacio de formación básico en cada una de estas habilidades dirigido especialmente a docentes y profesionales del área social. Las inscripciones están abiertas hasta el 15 de febrero. Quienes lo han cursado ya, hablan de su experiencia:

“Creo que lo más interesante del curso ha sido el acierto con la fórmula maestra en la metodología, acertar con la rica mezcla de información, entrevistas, monólogos TED, chistes, canciones, poesía, tiras cómicas, spots publicitarios…creo que aquí se puede decir con razón que es una metodología activa, participativa, motivadora, lúdica y sobre todo capacitante y empoderadora” Pilar- Zaragoza

“El mayor, creo, aprendizaje de este curso: ser más consciente de mí misma, en relación conmigo y con los demás. No soy ni mejor ni peor; soy un poco diferente a lo que era cuando comencé. Por delante queda todo lo que me quede de camino”. Mentxu- Pamplona

“He realizado varios cursos virtuales, pero con este, en vez de estresarme por los pendientes, ansiaba tener el espacio para desarrollar cada unidad, era un alivio al estrés que me generaban las demás cosas de mi vida”. Maricela- San Gil, Colombia.

Mayor información e inscripción aquí.

Empatía y parentela

el %d 05UTC %B 05UTC %Y en Habilidades para la vida

¿Cómo ser personas empáticas no sólo en el ámbito laboral y social sino también en el ámbito familiar? Para encontrar respuestas a este asunto se llevó a cabo, el pasado 20 de noviembre de 2012, en el marco de las actividades de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la vida, de la Fundación EDEX, un chat cuyo invitado especial fue Miguel Costa Cabanillas, psicólogo, máster en salud pública, que dirige actualmente el Centro de Hábitos Saludables de Madrid Salud, del Ayuntamiento de Madrid. A continuación, algunos de sus aportes más importantes:

* “Parece que un elemento relativamente compartido es la dificultad que entraña mostrar empatía en el ámbito familiar. Yo diría que puede ser fácil y muy difícil al mismo tiempo. Fácil porque conocemos las experiencias emocionales de cerca y nos permite identificarnos mejor; pero puede ser difícil también porque nos duele que una persona a la que queremos se comporte de una manera diferente a cómo yo creo que debería comportarse. Es aquí donde surge un elemento central para el desarrollo de la empatía: suele haber choque de perspectivas, como trenes que chocan, sobre todo cuando ponemos mucho empeño en convencer”.

* “Cuando alguien nos pide que cambiemos lo hace desde su perspectiva; cuando mi pareja me dice que he de hacer algo, lo hace también desde su perspectiva. Cuando mi madre se asusta porque mi trabajo es peligroso, su reacción inmediata es decirme que cambie y que abandone el trabajo que, por cierto, a mí me gusta. Luego, mi perspectiva se ve amenazada. La petición que hace, la hace desde su perspectiva, tiene miedo a que me pase algo. ¿Cuál es mi reacción? (es mi vida y tú no te tienes que meterte en ella…) También estoy amenazando su perspectiva y de ahí no salimos”…

* “Estamos en un círculo vicioso. Si ella me amenaza, yo la amenazo y si yo la amenazo ella vuelve a lo mismo ¿Cómo salir de este círculo? ¿Quién asume la responsabilidad de cambiar primero? ¿Ser reactivo o proactivo? Yo diría la madre, pero otro diría la hija…Diría más: nadie tiene la obligación de cambiar si uno decide no hacerlo. ¿Hasta qué punto me importa o no tener una buena relación con mi madre? ¿Hasta qué punto es compatible defender mis objetivos y permanecer en el trabajo peligroso respetando la perspectiva de mi madre? ¿Y si quiero reaccionar de otro modo porque me importa pero no puedo porque no sé cómo hacerlo?”

* “¿Habéis observado que cuando uno cambia el otro cambia?.. No quiere decir, en modo alguno, que nos convirtamos en más diplomáticos o educados sino que tengamos más competencia social para influir sin ofender… tampoco de esconder o frenar mis emociones, se trataría de ser asertivos y legitimar la perspectiva de la madre o la mía, sin renunciar a la mía”.

* “Una manera de regular nuestras emociones es expresándolas adecuadamente y actuar de otra manera; las emociones no están contenidas en nosotros, son copartícipes de lo que hacemos, es como el caudal de un río que, dependiendo del paisaje, sus aguas, pueden resultar torrenciales, tranquilas, rápidas,… y es el mismo río que transita por diferentes paisajes. La diferencia con el río es que yo decido cambiar de paisaje y hacer que el ritmo y velocidad de mi caudal sea diferente.”

* “En este sentido, yo diría a esta madre: “mamá, sé que quieres lo mejor para mí y que estás sufriendo mucho porque ves que mi trabajo puede ser peligroso”… a medida que voy argumentando a su favor y legitimando su preocupación se va permeabilizando y acercándose a mi perspectiva…no tengo prisa por plantearle lo que yo quiero, no conviene pasar de puntillas sobre sus preocupaciones y emociones… et., etc., etc. A mí me resulta útil pasar a la acción y argumentar por sistema la perspectiva de la otra persona. Cuando cambiamos, nuestras emociones cambian”.

* “Cuando alguien nos pone una objeción, es un espectáculo de lo más grato de permeabilidad cuando no sólo escuchamos la objeción sino que además argumentamos a favor de ella”.

A docentes o en general a profesionales que acompañan procesos educativos de niñas, niños, jóvenes o demás grupos poblacionales, nos puede suceder lo que al herrero que usa en casa un azadón de palo: la empatía, el pensamiento creativo, el manejo de problemas y conflictos, etc., no son habilidades para ejercitar en un solo ámbito. Son tan necesarias en la calle y en la casa, como en la escuela, en todo momento y lugar. Antes que buscar el fortalecimiento de las habilidades para la vida en nuestros grupos, valdría la pena fortalecerlas en la propia vida. Si te interesa, La Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida abrirá pronto nuevas inscripciones para el “TransCURSO” que iniciará en febrero de 2013.

Chat sobre creatividad en la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida

el %d 04UTC %B 04UTC %Y en Habilidades para la vida

El pasado 1 de Octubre iniciamos la primera versión del “TransCURSO”, un espacio de formación on line que ofrece la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida de la Fundación EDEX. Tras realizar una versión de prueba y validación durante el primer semestre de 2012, en este momento 20 personas del área de la docencia y de la psicología de España, Argentina, Costa Rica, Brasil y Colombia, se han matriculado y participan del curso que terminará el próximo 21 de Diciembre.

El 30 de Octubre, el “TransCURSO” realizó el primer chat titulado “la creatividad está en todas partes, no sólo en el arte”. Como invitada especial se contó con la participación de Virginia Imaz, reconocida “payasa” de Euskadi que un día decidió cambiar el magisterio por los cuentos, el teatro, la actuación como clown y los talleres de formación para ayudar a las personas a encontrar su propia comicidad. Les comparto, a continuación, lo que fue esta experiencia, de la que docentes, familias y profesionales de la educación vinculados con el Programa “La Aventura de la Vida”, pueden extraer ideas para su vida personal y laboral. Buen provecho:

¿Cuándo fue la primera vez que hiciste algo por primera vez? Esta pregunta sirvió como punto de partida del chat: “Antes de ayer… ¡Monté en quad por primera vez! Aún tengo agujetas en los brazos jejeje”; “Ahora mismo…es la primera vez que participo en un chat”; “Esta mañana… Tuve que levantar a mi madre y bañarla, uff, pesa como 30 kilos más que yo”; “Ayer… por primera vez dormí sobre una almohada ortopédica”; “Anoche… me acosté a una hora diferente a la habitual”; “Hace sólo 5 días…viajé por primera vez en avión. Preciso hubo una columna de niebla y no se podía aterrizar”; “Ayer… pasé mi primera consulta médica (al lado de un médico de verdad, claro)”; “La semana pasada terminé una dieta de 19 días”; “Hace varios meses…me comuniqué con un alemán. Él hablaba inglés, yo sólo español, nada de inglés y él nada de español, ¿qué creen que pasó?”…
A partir de estas variadas y sorprendentes primeras veces, “transcurrió” la conversación que la experta invitada se encargó de enriquecer gradualmente con aportes no sólo creativos sino prácticos, sencillos y a la vez profundos:

“Estas primeras veces han sido oportunidades para “jugar a ser otr@. ¡Qué liberación…! ¡Qué revelación…! Poder darse vacaciones de una misma un rato, para encontrar otra manera de hacer las cosas, de relacionarnos. Basta con dejar que lo que creemos que somos no estorbe a lo que potencialmente podríamos llegar a ser. Las mesas son de una vez y para siempre (hasta que las dañan o las agreden…. claro) Pero están especializadas en ser todo el rato iguales, si se les deja tranquilas. Sin embargo, las personas no somos, vamos siendo. Yo ahora mismo me estoy dando vacaciones de un montón de mis identidades habituales. Ahora estoy siendo con vosotr@s; Probablemente el verdadero milagro creativo esté en un cambio de percepción, en una ampliación de la perspectiva, en entrenar una mirada salvaje, indomesticada sobre si y sobre lo que nos rodea. A la mayor parte de los seres humanos nos cuesta hacer dos veces igual lo mismo. Cuando existe ” la condena” de hacer lo mismo (rutina), podemos poner cierto “automático” en algunas cosas y divertirnos introduciendo variaciones que nos permitan percibir algo que hacemos siempre como si fuera nuevo o por primera vez; la rutina en sí misma es un desafío. Si yo “tengo” que hacer todos los días comida, es terrible, pero es un desafío previsto, una ocasión para recombinar sabores y sazones. ¿Cómo hacer que todo lo que hago a cada rato sea nuevo para mí? Por ahí va la creatividad en la vida cotidiana. La rutina es magnífica para reírnos de ella. En las rutinas aparecen nuestras compulsiones, obsesiones y rayaduras… Es muy cómico”.

Sus “perlas” iban dando paso a más comentarios: “Recuerdo a un profe que en cada clase usaba un sombrero distinto, jugando a ser otro en cada sesión”; “No se puede desconectar pero es saludable de vez en cuando dirigir la antena hacia otro lado, vuelves con energías renovadas”; “¿Existirán rutinas creativas?”; “¿todo el mundo tiene la capacidad para salir de la rutina?”. -“¡Claro!”, escribía Virginia: “El desarrollo de la creatividad es un entrenamiento. Algo que es deseable hacer todos los días. Algo que se hace todos los días es rutinario. Ejemplo: cada día cuando me despierte, voy a tomar una hoja de papel y voy a hacer algo diferente con ella, arrugarla, cortarla, pajariotas de papel, poner un moco, colocarlas junto a otras hojas. Experimentar algo nuevo no es patrimonio de l@s artistas, de la gente nómada, del contesto. Experimentar algo nuevo es gratis, fácil y divertido. Al alcance de cualquiera. Todos los días voy a estudiar o al trabajo. No me he dado cuenta pero voy siempre por el mismo camino. ¿Y si hoy voy por otro lado? ¿Y si mañana también busco otro camino? ¿Y pasado mañana? Yo, hay algo que hago muy a menudo para entrenar ambos hemisferios cerebrales. Como el primer plato con la mano dominante y el segundo con la izquierda. Esto me obliga a estar intensamente presente. Voy más lenta, seguro, soy más torpe, pero saboreo más, la comida es un juego”.

-“¿Intensamente presente?” -“Sí, anotaba, Virginia: “Me gustaría mucho insistir en el estar intensamente presente como antesala de casi cualquier cosa y especialmente de un “despertar ” creativo, esto es, hacer una conexión inhabitual entre dos elementos que habitualmente no estaban conectados o lo estaban de otra manera. Estar intensamente presente para mí tiene que ver con estar sostenida por el aliento. Somos un cuerpo que respira, habitado por el aliento. El aliento entra dentro de nuestro cuerpo y el aliento sale de nuestro cuerpo. Cuando inspiramos y tomamos el aliento, nos inspiramos. Nos nutrimos de lo que ya otr@s discurrieron o probaron, de los inventos y estrategias de nuestr@s ancestr@s, de nuestr@s iguales. También cambia el espacio o cambian las circunstancias y yo he de inspirarme en estos cambios. Inspirar, inspiración, inspirarse, básicamente permitirnos tomar lo que necesitamos. Porque hay suficiente para todo el mundo. La creatividad de l@s otr@s no es una amenaza para mí ni viceversa. Y luego dejar ir. Exhalar el aliento. Dejar ir lo que hemos tomado impregnado de nuestra esencia, de nuestra historia, anhelos, sueños y heridas. Devolver al mundo lo que hemos tomado. El problema para inspirar es que creo que a veces no me merezco tomar lo que el universo me ofrece. Y el problema de exhalar es que me juzgo y creo que no va a ser genial. La autoexigencia no nos deja soltar la creatividad libremente. Es como si nos dijéramos: si la gente me (re)conoce va a ver lo “imperfecta” que soy y no le voy a gustar. Estas creencias son extraordinariamente limitantes. Sumar alientos. Dentro de una concepción de la creatividad como una especie de electricidad espiritual. Que hay que enchufarse, vaya… Es sentir que tod@s formamos parte del mismo aliento”

Una hora de chat que se hizo muy corta. El cierre tomó por sorpresa a las personas participantes: “Qué pena”; “Tema interesante para los pedagogos”; “¡Gran idea! mi hijo se va a reír… mañana empiezo a comer con la otra mano!!”; “Dicen que el cambiar de rutinas es la mejor manera de prevenir el deterioro cerebral”; “Me gusta la idea de devolver lo que hemos tomado con la impronta de nuestro yo; “Diste en un punto clave, la autoexigencia”; “Un placer haber podido leeros”; “Ha sido toda una respiración de ritmos y alientos distintos”; “Este chat buscaba eso, romper la rutina. Ha sido muy emocionante sentirles presentes”; “Entonces ha sido un éxito rotundo”; “Me siento conectada con vosotr@s incluso aunque tengamos que desconectarnos ahora”; “Nos dejaste enchufados”; “Esto es tan estimulante”; “A crear se ha dicho”.