Estás navegando por el archivo de Proyecto de Educación par a la Ciudadanía y la Convivencia (PECC).

Cuatro años aprendiendo “cosas para la vida” en los colegios de Engativá

el 23 abril, 2013 en Habilidades para la vida

Engativá era un antiguo poblado cercano a Bogotá. Su nombre significa ciudad azul y lo ganó por las aguas que guardaba. Pero los tiempos cambiaron y ahora es una localidad de la Capital de Colombia, urbanizada y con una amplia red de escuelas. Allí se está desarrollando, desde el 2009, la Alianza Salud, Educación y Desarrollo en colegios de Engativá, a través del Programa La Aventura de la Vida. En esta alianza participan la Secretaría de Educación Distrital SED- de la Alcaldía de Bogotá, EDEX y PROINAPSA UIS.

Contando con los aportes de la Agencia Vasca de Cooperación y del Ayuntamiento de Portugalete ha sido posible proyectar el trabajo a diciembre de 2013. Hoy, en el marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (PECC), este proceso lo construyen 32 instituciones educativas, cerca de 1000 docentes y más de 40 mil niñas y niños:

En el colegio me gustaría cambiar las peleas. Un día vi cómo unas niñas se peleaban por un simple novio”; “Me gustaría que la clase de sociales fuera diferente porque sólo es copiar y copiar”; “Me gustaría cambiar a mis compañeros que me pegan…creo que me molestan porque yo no les pego ni les grito. Soy pacifista”. “Del barrio me gustaría cambiar el tránsito. No puedo ni pasar la calle, mi mamá siempre llega tarde al trabajo”. “Que no boten tanta basura y que no haya tanto maltrato animal”; “Que no haya niños tan jóvenes metiendo droga. Que no haya tantos robos y accidentes”. “De la familia cambiaría a mi papá…es muy agresivo con mi mamá, casi no me gusta mi papá por eso”; “De mi misma cambiaría que a veces soy antipática y peleona”; “Yo cambiaría mi mal genio, es que me estreso mucho”.

Estos deseos de cambio provienen de su fortalecimiento en Habilidades para la Vida y Hábitos Saludables. Allí aprenden que las personas podemos transformar las relaciones que tenemos entre sí, con el entorno y consigo mismas. Algunos de los cambios se van haciendo realidad, como lo narra Astrid Palacio, docente del Robert F Kennedy: “cuando llegaron con La Aventura de la Vida, yo dije, ¡ay no! más trabajo. Eso es lo normal porque uno tiene cierta pared para las innovaciones que llegan. Pero cuando ya uno empieza a mirar el material, a ver de qué se trata, empieza uno, como dicen los niños, a “encarretarse” con eso. No ha sido más trabajo. Todo lo contrario. Cada docente, desde su campo, ve qué partes de La Aventura de la Vida le sirve en su área. Hay mucho: sirve para matemáticas, para español, para ética, para religión. Entonces, ¿qué pasa? Estamos trabajando, cada quien desde su campo, con historias diferentes. Así los niños nunca se cansan”.

Nury Guerrero, una de las integrantes del equipo técnico de PROINAPSA UIS, que acompaña el Programa en la zona, recuerda uno de esos días memorables: “Un niño se me acerca y me dice: -¿le puedo dar un abrazo? –Sí, claro, le dije. –Es que no encuentro la forma de agradecerle este regalo tan bonito. El álbum de La Aventura de la Vida es mi libro favorito; no sólo me enseña cosas nuevas sino cosas para la vida. Y me abraza”.

En Engativá están cambiando lo que le resta bienestar a sus vidas. Desean y trabajan por otras formas de aprender, de relacionarse, de alegrarse, de convivir, de ejercer ciudadanía. Haz clic aquí para saber más de esta experiencia.