Estás navegando por el archivo de la aventura de la vida.

Fiesta de La Aventura de la Vida en Teruel

el %d 18UTC %B 18UTC %Y en Educación

El Ayuntamiento de Teruel a través del Centro de Prevención Comunitaria y la Escuela Taller de Dinamización de Espacios de Ocio y Tiempo Libre, con la colaboración del Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Edex y el Plan Nacional Sobre Drogas, han organizado una actividad denominada la FIESTA DE LA AVENTURA DE LA VIDA, que se está desarrollando en la mayoría de los centros escolares de esta ciudad durante el mes de junio donde alrededor de 1300 niños y niñas están participando en dicha actividad.

La clausura de la actividad tendrá lugar el viernes 20 de junio a las 10 horas en el Colegio La Salle. Consistirá en la representación teatral de una historia de los personajes caracterizados de “La Aventura de la Vida” a través del alumnado de la Escuela Taller de Dinamización de Espacios de Ocio y Tiempo Libre, reforzando los contenidos trabajados durante el curso escolar a través del mencionado programa.

En la segunda parte se ofrecerá a los niños asistentes un recorrido en el patio del colegio con diferentes actividades de ocio relacionadas con las temáticas trabajadas en el programa.

Si desea participar, confirme su asistencia en los teléfonos 978 619925 /650679058 ó a través del correo electrónico: centroprevencion@teruel.net.

El programa “La Aventura de la Vida” sirve de apoyo al profesorado en la capacitación del alumnado, para la adquisición de hábitos saludables, el entrenamiento en habilidades para la vida y convivencia (autoestima, resolución de conflictos, toma de decisiones, asertividad) que le ayuden a mejorar su salud, competencia social y a manejar adecuadamente situaciones de riesgo para su salud.

La Aventura de la Vida en Bogotá: una experiencia de cinco años de maduración

el %d 19UTC %B 19UTC %Y en Formación, Sin categoría

Las historias que cierran con un CONTINUARÁ, tienen su encanto. Nos permiten hacer una pausa para descansar física y mentalmente de la atención prestada, para pensar y conversar sobre lo que ha pasado en ella o para imaginar futuras tramas y desenlaces en las vidas de sus protagonistas. Todo esto es lo que deseamos que suceda con la pausa que se ha hecho en los diferentes colegios de la localidad de Engativá, en Bogotá, en donde se vienen rodando desde el 2009 muchas historias protagonizadas por niñas, niños, docentes, directivas y familias en torno al desarrollo de La Aventura de la Vida, de la mano de la Secretaría de Educación de Bogotá, de Proinapsa-UIS y de EDEX, con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación y el Ayuntamiento de Portugalete.

Cada una de las 32 instituciones que han participado podrá, cuando lo estime conveniente, soltar la pausa y continuar el proceso. Cuentan ya con la formación, con los materiales y, sobre todo, con los aprendizajes de una experiencia de cinco años de maduración. Para poner esa pausa, nos dimos cita el 24 de octubre de 2013 en el encuentro de experiencias del proyecto al que asistieron 415 docentes de esta localidad. Fue un evento cálido, cercano y emocionante que hemos intentado resumir aquí en nuestra web.

Hemos publicado también fotografías y testimonios de las personas que de España estuvieron en Colombia y de Colombia en España en el marco de los intercambios programados en este Proyecto, como también la evaluación del proceso de formación online vivido por un grupo de docentes de la localidad de Engativá. Toda la información de estos cinco años de maduración pedagógica desarrollada en Bogotá con La Aventura de la Vida, puede encontrarla aquí.

A todas las personas que nos han acompañado en este proceso, tanto de los colegios como de las instituciones acompañantes, les damos las gracias por permitirnos conocer y aprender de esta comunidad, en pleno corazón de la capital colombiana.

CHUCHO ABAD, el fotógrafo de “La Aventura de Vivirla”

el %d 26UTC %B 26UTC %Y en Niñez

Con alegría vimos, la semana anterior, que un diario de amplia circulación en Colombia le dedica un reportaje titulado “El fotógrafo de la Vida” a la obra de Jesús Abad Colorado (Chucho para quienes le queremos y respetamos). Enseguida hicimos cuentas y comprobamos que hace exactamente 10 años tuvimos la oportunidad de trabajar juntos. El primer encuentro que tuvimos con Chucho Abad duró muchas horas. No nos alcanzaban las palabras para contarnos los relatos de la Colombia digna y pacífica que palpitaba debajo del conflicto y la injusticia. Nos gustó oírle hablar de su propósito de fotografiar siempre la dignidad de cada persona, sin importar la situación o circunstancia en que se encontrara.

Luego tuvimos la fortuna de recorrer juntos varias zonas del país, de pasearnos por escuelas públicas y capturar, en imágenes él, en palabras nosotros, lo que estaba sucediendo con las personas que trabajaban La Aventura de la Vida. Fuimos a Cali, Medellín, Cartagena y Bucaramanga. Después tejimos un relato al que llamamos La Aventura de Vivirla, una experiencia de desarrollo humano con niñas y niños de Colombia.

En su compañía, con su calidez y profesionalismo, hicimos la documentación de esta experiencia que entre 2001 y 2003 se desarrolló en Antioquia, Bolívar, Cauca, Santander y Valle del Cauca, de la mano de más de 135.000 niños y niñas, que cursaban entre tercero y quinto grado de primaria. Las fotos de Chucho fueron contundentes: rostros soñadores, pensativos, pies calzados y descalzos, niñas que se abrazan para posar, manos que se extienden hacia la cámara para tocar a quien las ve, pieles de muchos colores, saltos de alegría que reflejan energía y deseo, maestras abrazadas por sus estudiantes. Muchas fotos que recrean con belleza la vida sabrosa y jodida que muchas niñas y niños de estas ciudades colombianas viven a diario.

Daba gusto ver a Chucho acercarse con una sonrisa, conversar con la gente, pedirle permiso para fotografiarle y a la vez sorprenderla con la foto del momento irrepetible. Sus imágenes impecables se convirtieron luego en una exposición fotográfica y documental que recorrió varios municipios del País Vasco, como Bilbao, Portugalete y Sestao, entre otros.

Es un honor y un placer ser amigos de este hombre dulce, capaz de dotar a sus fotos del movimiento que tiene la vida cotidiana de nuestro país. Enhorabuena.

Esta historia continuará…

el %d 13UTC %B 13UTC %Y en Formación

…primeros pasos de una experiencia de aprendizajes en Cundinamarca, Colombia:

Este es un relato de gente grande que cada día enseña en salones pequeños. Son hombres y mujeres docentes de Cundinamarca, región colombiana, quienes desde Febrero de 2013 han sumado a su experiencia la formación en Habilidades para la Vida y hábitos saludables.

En  2012 las Secretarías de Salud y de Educación de la Gobernación de Cundinamarca, se propusieron trabajar juntas. Buscaron a PROINAPSA UIS, porque ellas sabían cómo lograr que estos dos sectores juntaran esfuerzos y multiplicaran resultados promoviendo la salud en la Escuela. E invitaron a  “La Aventura de la Vida”, el  programa internacional creado por Fundación EDEX, para que fuera la herramienta que pusiera en marcha el proceso dentro de las aulas.

En Marzo de 2013 convocaron a 129 docentes de 21 instituciones y 71 sedes.  Estas personas asistieron a los talleres, a pesar de que algunas de ellas necesitaron de 2, 3, 5 y hasta 7 horas para llegar al sitio de encuentro. Una vez allí, escucharon la propuesta de trabajo, comprendieron de qué se trata la promoción de la salud, y se asomaron a “La Aventura de la Vida”. Enseguida comentaron entre ellas: “Es transversal, involucra todos los actores, favorece el trabajo en equipo”; “Estas historias son cercanas a la realidad de los niños”;  “Cuando uno escucha o ve la historia se le empiezan a ocurrir formas para hacerlo en el aula”.

Impregnadas de buen ánimo, 21 instituciones educativas decidieron ser parte del proceso formativo liderado por PROINAPSA y se comprometieron a usar “La Aventura de la Vida” como herramienta de apoyo en sus Proyectos Educativos Institucionales y en sus planes de aula. A medida que fueron conociendo el programa y planificando, surgieron más comentarios en los pasillos: “Permite la transversalidad entre las áreas”. “Los estudiantes participan de manera activa a través del diálogo”; “Aporta a la construcción de ciudadanía”;  “No me canso de escuchar las historias, son sencillas y divertidas”.

Cada Institución educativa estudió el material, hizo su propio plan y decidió cómo incorporarlo a su trabajo. Se apostó por la autonomía como clave para enraizar el proceso: “Me gusta la propuesta que me hacen, que esto sea una guía y que yo con mi criterio como maestra pueda decidir cómo hacer las cosas, no es algo impuesto sino una propuesta para desarrollar las temáticas en la escuela”.

Desde Mayo el trabajo llegó a las aulas. Niñas y niños han ido conociendo los personajes de La Aventura de la Vida, escuchando sus historias, mirándose entre sí y empezando a contarse sus propias vivencias, a escuchar las del compañero de silla, las de la niña de adelante. Por su parte la gente docente ha estado disfrutando de poder enseñar de otra forma, más horizontal, juguetona, cercana y profunda.

Los espacios para conversar sobre la vida diaria se han ido instalando en algunas de las aulas de Cundinamarca, la oportunidad de reflexionar sobre la vida cotidiana se va afianzando y así, socializando, niñas, niños y docentes han iniciado un nuevo aprendizaje en Habilidades para la Vida y hábitos saludables. Cosas grandes las que aprenden en los pequeños municipios del centro de Colombia.

Sin embargo, la mejor parte está por venir. Como dicen en las series de televisión, “esta historia continuará”. Ya se ha iniciado una segunda fase del trabajo, proyectada a 2 meses y aspirando a fortalecer el trabajo en 15 municipios de 2 provincias, con 120 docentes de primaria y 105 de secundaria. Y la Gobernación de Cundinamarca ya trabaja en la posibilidad de proyectar el proceso a 10 meses más para llegar, además, a 3 provincias, y aumentar la cobertura a 16 instituciones educativas, 54 sedes, 66 docentes de secundaria y 110 de primaria.

Cuatro años aprendiendo “cosas para la vida” en los colegios de Engativá

el %d 23UTC %B 23UTC %Y en Habilidades para la vida

Engativá era un antiguo poblado cercano a Bogotá. Su nombre significa ciudad azul y lo ganó por las aguas que guardaba. Pero los tiempos cambiaron y ahora es una localidad de la Capital de Colombia, urbanizada y con una amplia red de escuelas. Allí se está desarrollando, desde el 2009, la Alianza Salud, Educación y Desarrollo en colegios de Engativá, a través del Programa La Aventura de la Vida. En esta alianza participan la Secretaría de Educación Distrital SED- de la Alcaldía de Bogotá, EDEX y PROINAPSA UIS.

Contando con los aportes de la Agencia Vasca de Cooperación y del Ayuntamiento de Portugalete ha sido posible proyectar el trabajo a diciembre de 2013. Hoy, en el marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (PECC), este proceso lo construyen 32 instituciones educativas, cerca de 1000 docentes y más de 40 mil niñas y niños:

En el colegio me gustaría cambiar las peleas. Un día vi cómo unas niñas se peleaban por un simple novio”; “Me gustaría que la clase de sociales fuera diferente porque sólo es copiar y copiar”; “Me gustaría cambiar a mis compañeros que me pegan…creo que me molestan porque yo no les pego ni les grito. Soy pacifista”. “Del barrio me gustaría cambiar el tránsito. No puedo ni pasar la calle, mi mamá siempre llega tarde al trabajo”. “Que no boten tanta basura y que no haya tanto maltrato animal”; “Que no haya niños tan jóvenes metiendo droga. Que no haya tantos robos y accidentes”. “De la familia cambiaría a mi papá…es muy agresivo con mi mamá, casi no me gusta mi papá por eso”; “De mi misma cambiaría que a veces soy antipática y peleona”; “Yo cambiaría mi mal genio, es que me estreso mucho”.

Estos deseos de cambio provienen de su fortalecimiento en Habilidades para la Vida y Hábitos Saludables. Allí aprenden que las personas podemos transformar las relaciones que tenemos entre sí, con el entorno y consigo mismas. Algunos de los cambios se van haciendo realidad, como lo narra Astrid Palacio, docente del Robert F Kennedy: “cuando llegaron con La Aventura de la Vida, yo dije, ¡ay no! más trabajo. Eso es lo normal porque uno tiene cierta pared para las innovaciones que llegan. Pero cuando ya uno empieza a mirar el material, a ver de qué se trata, empieza uno, como dicen los niños, a “encarretarse” con eso. No ha sido más trabajo. Todo lo contrario. Cada docente, desde su campo, ve qué partes de La Aventura de la Vida le sirve en su área. Hay mucho: sirve para matemáticas, para español, para ética, para religión. Entonces, ¿qué pasa? Estamos trabajando, cada quien desde su campo, con historias diferentes. Así los niños nunca se cansan”.

Nury Guerrero, una de las integrantes del equipo técnico de PROINAPSA UIS, que acompaña el Programa en la zona, recuerda uno de esos días memorables: “Un niño se me acerca y me dice: -¿le puedo dar un abrazo? –Sí, claro, le dije. –Es que no encuentro la forma de agradecerle este regalo tan bonito. El álbum de La Aventura de la Vida es mi libro favorito; no sólo me enseña cosas nuevas sino cosas para la vida. Y me abraza”.

En Engativá están cambiando lo que le resta bienestar a sus vidas. Desean y trabajan por otras formas de aprender, de relacionarse, de alegrarse, de convivir, de ejercer ciudadanía. Haz clic aquí para saber más de esta experiencia.