Estás navegando por el archivo de docencia.

Dulce cosecha de aprendizajes

el %d 02UTC %B 02UTC %Y en Habilidades para la vida

El viernes 16 Foto 1de marzo hubo cosecha de aprendizajes en la Región Brunca. Cerca de 40 docentes de esta región del sur de Costa Rica, se acercaron a la finca Cántaros, en San Vito, y compartieron la experiencia que desde hace tres años desarrollan en sus aulas, enseñando y aprendiendo Habilidades para la Vida. Estos frutos corresponden a la siembra hecha desde Agosto de 2010 en el marco de la Alianza Salud, Educación y Desarrollo, que cuenta con apoyos de OPS, AECID, Ministerio de Salud de Costa Rica, GAT Sur Alto, Cuerpos de Paz, la municipalidad de Coto Brus, ECADERT y EDEX.

Los equipos docentes de los seis cantones de la Región (Coto Brus, Foto 2Corredores, Golfito, Osa, Buenos Aires y Pérez Zeledón) han recibido formación en el tema, acompañamiento y materiales para trabajar con niñas y niños usando el programa La Aventura de la Vida y para trabajar con adolescentes utilizando el programa Retomemos.

Cada experiencia fue un fruto degustado por el colectivo. De lo dicho y escuchado hemos seleccionado seis relatos, llenos de diversidad y riqueza, hechos que dejan ver lo que en esta región significa aprender y enseñar habilidades para la Vida.

Relato 1: ¿Eso estaba mal?

Una tarde en la clase del profe Mauricio, las niñas y niños de Buenos Aires (Costa Rica) vieron la historia de Marta, cuando en un autobús un hombre mayor le toca las piernas y el trasero. Uno de los chicos de 9 años quedó sorprendido.Tomó la palabra y con la cabeza gacha buscó la mirada de una de sus compañeras. Le pidió disculpas delante de todo el grupo. Él no sabía que estuviera mal tocar las piernas y las nalgas de otra persona sin su consentimiento y en el recreo lo había hecho.

Relato 2: Abrir la mente

En Corredores una profesora dice que ha encontrado la manera de que sus estudiantes de primaria venzan el temor a comentar lo que les pasa en su vida. Ella se llama Edita y lo que hace es ver y escuchar historias. Niñas y niños las comentan y abren sus vidas, comparten sus vivencias y logran comunicarse cada vez con más facilidad. Mientras narra emocionada su trabajo, de repente hace un silencio y agrega: “También a mí me ha ayudado a abrir más mi mente”.

Relato 3: La peor gente

Foto 3En Osa, varias mujeres osadas emprendieron el desafío de promover habilidades con el “peor” grupo de la escuela, es decir, el más estigmatizado. Yendry y Dignia construyeron su plan de trabajo. El objetivo era tender puentes de comunicación hacia sus estudiantes para conocerles más y juzgarles menos. Recuerdan que la sesión que más les costó desarrollar fue aquella en donde les preguntaron para qué eran buenos. No sabían qué decir, estaban tan acostumbrados a escuchar que eran los “malos” de la escuela, que se quedaron sin palabras. Poco a poco fueron viendo que entre más se conversaba en clase sobre la vida diaria, menos agresiones se presentaban. El peor grupo resultó no serlo.

Relato 4: Tiempo, paciencia y confianzaFoto 4

Mainor es profesor de español en una secundaria de Pérez Zeledón. Conoció la propuesta de formar en Habilidades para la Vida y se propuso llevarla a cabo en su colegio. Estudió, diseñó y convocó la primera sesión de trabajo. Nadie dijo nada, se sintió frustrado. Analizó en qué había fallado y organizó una segunda sesión. Parecía que se les hubiera perdido la lengua, ningún joven decía ni mu. Pero su empeño le hizo intentar una tercera sesión, ahora con apoyo de otras colegas. Entonces, se abrieron los mundos de la gente joven, empezaron a dar sus opiniones, a proponer, a confrontar, a reír, a aprender juntos sobre su propia sexualidad. Apenas inicia el trabajo, pero Mainor ya sabe que conversar y aprender sobre la vida es posible, si se hace con tiempo, paciencia y confianza.

Relato 5: ¡Más trabajo!

Melba recibió la propuesta de La Aventura de la Vida con disgusto. ¡Más trabajo!, fue lo que pensó. La puso en su escritorio hasta que unos días después se puso a examinarla y le gustó. Descubrió que le permitía trabajar con sus niñas y niños, más que con los contenidos de las materias. Sus clases se convirtieron en espacio de diálogo, expresión y reflexión. Eran distintas. Por toda la escuela se regó el chisme de que algo interesante pasaba en la clase de quinto grado. Tanto que el grupo de sexto pidió a sus compañeras de quinto, que les hicieran una sesión de Habilidades para la Vida. Fue raro verlo, y muy satisfactorio. Sucedió en Golfito, junto al Pacífico.

Relato 6: Vivir para aprender

En Coto Brus, el profe Jorge hace su vida con el alumnado. Come con ellos, juega fútbol en el recreo, conversan a la salida de la escuela y en sus clases abren espacios para que la vida sea materia prima de su aprendizaje. Aprenden viviendo y esto le ha permitido conocer mejor a sus estudiantes. Ahora sabe que detrás de cada persona hay una historia,  a veces de abandono, o de alegría, de abuso o de apoyo. De esta manera comprende mejor los desafíos que cada quien tiene y les ofrece su apoyo profesional. Trabaja con niñas, niños y adolescentes y además, participa de desfiles públicos en donde le cuentan a la comunidad qué otro tipo de aprendizaje se está dando en su institución.

LA SIEMBRA SIGUE

El intercambio fue el cierre de una semana de trabajos con los cuales la siembra sigue en la zona. Se tuvo un taller de formación de formadores en Habilidades para la Vida, en Buenos Aires; un taller de “La Fiesta de Conversación” en Buenos Aires; y un encuentro de jóvenes usuarios de “Retomemos” en Coto Brus. La Región Brunca sigue avanzando en su propósito de formar personas capaces de afrontar los desafíos y sobre todo, de ser felices, solidarias y positivas.

Foto 5
Foto 6

Chat sobre creatividad en la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida

el %d 04UTC %B 04UTC %Y en Habilidades para la vida

El pasado 1 de Octubre iniciamos la primera versión del “TransCURSO”, un espacio de formación on line que ofrece la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida de la Fundación EDEX. Tras realizar una versión de prueba y validación durante el primer semestre de 2012, en este momento 20 personas del área de la docencia y de la psicología de España, Argentina, Costa Rica, Brasil y Colombia, se han matriculado y participan del curso que terminará el próximo 21 de Diciembre.

El 30 de Octubre, el “TransCURSO” realizó el primer chat titulado “la creatividad está en todas partes, no sólo en el arte”. Como invitada especial se contó con la participación de Virginia Imaz, reconocida “payasa” de Euskadi que un día decidió cambiar el magisterio por los cuentos, el teatro, la actuación como clown y los talleres de formación para ayudar a las personas a encontrar su propia comicidad. Les comparto, a continuación, lo que fue esta experiencia, de la que docentes, familias y profesionales de la educación vinculados con el Programa “La Aventura de la Vida”, pueden extraer ideas para su vida personal y laboral. Buen provecho:

¿Cuándo fue la primera vez que hiciste algo por primera vez? Esta pregunta sirvió como punto de partida del chat: “Antes de ayer… ¡Monté en quad por primera vez! Aún tengo agujetas en los brazos jejeje”; “Ahora mismo…es la primera vez que participo en un chat”; “Esta mañana… Tuve que levantar a mi madre y bañarla, uff, pesa como 30 kilos más que yo”; “Ayer… por primera vez dormí sobre una almohada ortopédica”; “Anoche… me acosté a una hora diferente a la habitual”; “Hace sólo 5 días…viajé por primera vez en avión. Preciso hubo una columna de niebla y no se podía aterrizar”; “Ayer… pasé mi primera consulta médica (al lado de un médico de verdad, claro)”; “La semana pasada terminé una dieta de 19 días”; “Hace varios meses…me comuniqué con un alemán. Él hablaba inglés, yo sólo español, nada de inglés y él nada de español, ¿qué creen que pasó?”…
A partir de estas variadas y sorprendentes primeras veces, “transcurrió” la conversación que la experta invitada se encargó de enriquecer gradualmente con aportes no sólo creativos sino prácticos, sencillos y a la vez profundos:

“Estas primeras veces han sido oportunidades para “jugar a ser otr@. ¡Qué liberación…! ¡Qué revelación…! Poder darse vacaciones de una misma un rato, para encontrar otra manera de hacer las cosas, de relacionarnos. Basta con dejar que lo que creemos que somos no estorbe a lo que potencialmente podríamos llegar a ser. Las mesas son de una vez y para siempre (hasta que las dañan o las agreden…. claro) Pero están especializadas en ser todo el rato iguales, si se les deja tranquilas. Sin embargo, las personas no somos, vamos siendo. Yo ahora mismo me estoy dando vacaciones de un montón de mis identidades habituales. Ahora estoy siendo con vosotr@s; Probablemente el verdadero milagro creativo esté en un cambio de percepción, en una ampliación de la perspectiva, en entrenar una mirada salvaje, indomesticada sobre si y sobre lo que nos rodea. A la mayor parte de los seres humanos nos cuesta hacer dos veces igual lo mismo. Cuando existe ” la condena” de hacer lo mismo (rutina), podemos poner cierto “automático” en algunas cosas y divertirnos introduciendo variaciones que nos permitan percibir algo que hacemos siempre como si fuera nuevo o por primera vez; la rutina en sí misma es un desafío. Si yo “tengo” que hacer todos los días comida, es terrible, pero es un desafío previsto, una ocasión para recombinar sabores y sazones. ¿Cómo hacer que todo lo que hago a cada rato sea nuevo para mí? Por ahí va la creatividad en la vida cotidiana. La rutina es magnífica para reírnos de ella. En las rutinas aparecen nuestras compulsiones, obsesiones y rayaduras… Es muy cómico”.

Sus “perlas” iban dando paso a más comentarios: “Recuerdo a un profe que en cada clase usaba un sombrero distinto, jugando a ser otro en cada sesión”; “No se puede desconectar pero es saludable de vez en cuando dirigir la antena hacia otro lado, vuelves con energías renovadas”; “¿Existirán rutinas creativas?”; “¿todo el mundo tiene la capacidad para salir de la rutina?”. -“¡Claro!”, escribía Virginia: “El desarrollo de la creatividad es un entrenamiento. Algo que es deseable hacer todos los días. Algo que se hace todos los días es rutinario. Ejemplo: cada día cuando me despierte, voy a tomar una hoja de papel y voy a hacer algo diferente con ella, arrugarla, cortarla, pajariotas de papel, poner un moco, colocarlas junto a otras hojas. Experimentar algo nuevo no es patrimonio de l@s artistas, de la gente nómada, del contesto. Experimentar algo nuevo es gratis, fácil y divertido. Al alcance de cualquiera. Todos los días voy a estudiar o al trabajo. No me he dado cuenta pero voy siempre por el mismo camino. ¿Y si hoy voy por otro lado? ¿Y si mañana también busco otro camino? ¿Y pasado mañana? Yo, hay algo que hago muy a menudo para entrenar ambos hemisferios cerebrales. Como el primer plato con la mano dominante y el segundo con la izquierda. Esto me obliga a estar intensamente presente. Voy más lenta, seguro, soy más torpe, pero saboreo más, la comida es un juego”.

-“¿Intensamente presente?” -“Sí, anotaba, Virginia: “Me gustaría mucho insistir en el estar intensamente presente como antesala de casi cualquier cosa y especialmente de un “despertar ” creativo, esto es, hacer una conexión inhabitual entre dos elementos que habitualmente no estaban conectados o lo estaban de otra manera. Estar intensamente presente para mí tiene que ver con estar sostenida por el aliento. Somos un cuerpo que respira, habitado por el aliento. El aliento entra dentro de nuestro cuerpo y el aliento sale de nuestro cuerpo. Cuando inspiramos y tomamos el aliento, nos inspiramos. Nos nutrimos de lo que ya otr@s discurrieron o probaron, de los inventos y estrategias de nuestr@s ancestr@s, de nuestr@s iguales. También cambia el espacio o cambian las circunstancias y yo he de inspirarme en estos cambios. Inspirar, inspiración, inspirarse, básicamente permitirnos tomar lo que necesitamos. Porque hay suficiente para todo el mundo. La creatividad de l@s otr@s no es una amenaza para mí ni viceversa. Y luego dejar ir. Exhalar el aliento. Dejar ir lo que hemos tomado impregnado de nuestra esencia, de nuestra historia, anhelos, sueños y heridas. Devolver al mundo lo que hemos tomado. El problema para inspirar es que creo que a veces no me merezco tomar lo que el universo me ofrece. Y el problema de exhalar es que me juzgo y creo que no va a ser genial. La autoexigencia no nos deja soltar la creatividad libremente. Es como si nos dijéramos: si la gente me (re)conoce va a ver lo “imperfecta” que soy y no le voy a gustar. Estas creencias son extraordinariamente limitantes. Sumar alientos. Dentro de una concepción de la creatividad como una especie de electricidad espiritual. Que hay que enchufarse, vaya… Es sentir que tod@s formamos parte del mismo aliento”

Una hora de chat que se hizo muy corta. El cierre tomó por sorpresa a las personas participantes: “Qué pena”; “Tema interesante para los pedagogos”; “¡Gran idea! mi hijo se va a reír… mañana empiezo a comer con la otra mano!!”; “Dicen que el cambiar de rutinas es la mejor manera de prevenir el deterioro cerebral”; “Me gusta la idea de devolver lo que hemos tomado con la impronta de nuestro yo; “Diste en un punto clave, la autoexigencia”; “Un placer haber podido leeros”; “Ha sido toda una respiración de ritmos y alientos distintos”; “Este chat buscaba eso, romper la rutina. Ha sido muy emocionante sentirles presentes”; “Entonces ha sido un éxito rotundo”; “Me siento conectada con vosotr@s incluso aunque tengamos que desconectarnos ahora”; “Nos dejaste enchufados”; “Esto es tan estimulante”; “A crear se ha dicho”.