Estás navegando por el archivo de Habilidades para la vida.

Una mirada al manejo de problemas y conflictos

el %d 10UTC %B 10UTC %Y en Formación, Habilidades para la vida

Un gran número de pretendientes se disputan la mano de la princesa. Todos hacen piruetas y miles de artilugios de seducción por ganarse su admiración, desde lluvias de luces y estrellas hasta sorprendentes vuelos y serenatas. Pero nada ni nadie logra siquiera sacar un leve suspiro de su parte. ¡Qué problema! Mientras la consternación y la impotencia se apoderan de estos hombres, que no logran saciar los deseos de la dama, un caballero de gabán negro se le acerca y tras sacar de su bolsillo un par de anteojos, se aproxima a la princesa. Ella los toma en sus manos y los cuadra bien en su rostro con la ayuda del hombre. Asombrada ante lo que observa a su alrededor, sonríe y sin vacilación le ofrece su mano, convirtiéndolo en el elegido. “Si la princesa no se sacia con ninguno, por algo será”. Esta frase fue el motor de su búsqueda, que le llevó a ganar su amor.

Hay que tomarse el tiempo para analizar las situaciones y descubrir dónde está el meollo del asunto. Fue lo que hizo el último de los pretendientes. Los demás sólo ponían el ojo en las actuaciones de sus contrincantes para intentar superarlas. En cambio el último, vio con otros ojos el asunto, enfocó su mirada en el rostro de la princesa y así descubrió las dificultades visuales que tenía. No era por exigente que desvalorara las artes de los demás caballeros, era, simplemente, que no las veía.

Toda esta historia para decir que lo más difícil de tener un problema es abandonar los caminos conocidos para resolverlo. Tan importante es fijarnos en dónde ponemos nuestra atención, como en dónde NO la ponemos, porque casi siempre allí se inicia el camino hacia la solución de los problemas. Fue lo que hizo el hombre de la historia: enfocar el asunto desde otro lado.

Una de las 10 Habilidades para la Vida, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso enseñar en la escuela, es la Solución de Problemas y Conflictos. Desde hace unos años, en EDEX, hemos propuesto llamarla Manejo de problemas y conflictos, inspirados en lo que dice Fernando Onetto: “buscar la solución final, como lo ha demostrado trágicamente la historia del siglo XX, siempre es optar por un camino de violencia. No existen soluciones definitivas de un problema, ni de todos los problemas. Así como no existe una curación de todas las enfermedades ni una curación para siempre”. Se refiere concretamente a lo que conocemos como el Holocausto Nazi, que en realidad era un plan que se llamaba “La solución final” que buscaba la supremacía de la raza aria.

Los homicidios son también ejemplos de soluciones “finales” o “definitivas”. No puedo con tu vida, opto por la muerte como solución. Igual sucede con la expulsión del centro escolar de un estudiante “problema”: no lo aguantamos más aquí… que se lo aguanten en otro lugar. Son soluciones que no solucionan, como los remedios que son peores que la enfermedad. Según como se le vea, escribe Dike Ellington, “un problema es, cuando se te presenta, la oportunidad de dar tu máximo esfuerzo”.

Estuvimos conversando sobre el tema con Miguel Costa Cabanillas, psicólogo experto en el tema de las Habilidades para la Vida, y aquí les compartimos un extracto de la entrevista. Esperamos disfruten sus palabras, “sin problema”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Cuatro años aprendiendo “cosas para la vida” en los colegios de Engativá

el %d 23UTC %B 23UTC %Y en Habilidades para la vida

Engativá era un antiguo poblado cercano a Bogotá. Su nombre significa ciudad azul y lo ganó por las aguas que guardaba. Pero los tiempos cambiaron y ahora es una localidad de la Capital de Colombia, urbanizada y con una amplia red de escuelas. Allí se está desarrollando, desde el 2009, la Alianza Salud, Educación y Desarrollo en colegios de Engativá, a través del Programa La Aventura de la Vida. En esta alianza participan la Secretaría de Educación Distrital SED- de la Alcaldía de Bogotá, EDEX y PROINAPSA UIS.

Contando con los aportes de la Agencia Vasca de Cooperación y del Ayuntamiento de Portugalete ha sido posible proyectar el trabajo a diciembre de 2013. Hoy, en el marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (PECC), este proceso lo construyen 32 instituciones educativas, cerca de 1000 docentes y más de 40 mil niñas y niños:

En el colegio me gustaría cambiar las peleas. Un día vi cómo unas niñas se peleaban por un simple novio”; “Me gustaría que la clase de sociales fuera diferente porque sólo es copiar y copiar”; “Me gustaría cambiar a mis compañeros que me pegan…creo que me molestan porque yo no les pego ni les grito. Soy pacifista”. “Del barrio me gustaría cambiar el tránsito. No puedo ni pasar la calle, mi mamá siempre llega tarde al trabajo”. “Que no boten tanta basura y que no haya tanto maltrato animal”; “Que no haya niños tan jóvenes metiendo droga. Que no haya tantos robos y accidentes”. “De la familia cambiaría a mi papá…es muy agresivo con mi mamá, casi no me gusta mi papá por eso”; “De mi misma cambiaría que a veces soy antipática y peleona”; “Yo cambiaría mi mal genio, es que me estreso mucho”.

Estos deseos de cambio provienen de su fortalecimiento en Habilidades para la Vida y Hábitos Saludables. Allí aprenden que las personas podemos transformar las relaciones que tenemos entre sí, con el entorno y consigo mismas. Algunos de los cambios se van haciendo realidad, como lo narra Astrid Palacio, docente del Robert F Kennedy: “cuando llegaron con La Aventura de la Vida, yo dije, ¡ay no! más trabajo. Eso es lo normal porque uno tiene cierta pared para las innovaciones que llegan. Pero cuando ya uno empieza a mirar el material, a ver de qué se trata, empieza uno, como dicen los niños, a “encarretarse” con eso. No ha sido más trabajo. Todo lo contrario. Cada docente, desde su campo, ve qué partes de La Aventura de la Vida le sirve en su área. Hay mucho: sirve para matemáticas, para español, para ética, para religión. Entonces, ¿qué pasa? Estamos trabajando, cada quien desde su campo, con historias diferentes. Así los niños nunca se cansan”.

Nury Guerrero, una de las integrantes del equipo técnico de PROINAPSA UIS, que acompaña el Programa en la zona, recuerda uno de esos días memorables: “Un niño se me acerca y me dice: -¿le puedo dar un abrazo? –Sí, claro, le dije. –Es que no encuentro la forma de agradecerle este regalo tan bonito. El álbum de La Aventura de la Vida es mi libro favorito; no sólo me enseña cosas nuevas sino cosas para la vida. Y me abraza”.

En Engativá están cambiando lo que le resta bienestar a sus vidas. Desean y trabajan por otras formas de aprender, de relacionarse, de alegrarse, de convivir, de ejercer ciudadanía. Haz clic aquí para saber más de esta experiencia.

Dulce cosecha de aprendizajes

el %d 02UTC %B 02UTC %Y en Habilidades para la vida

El viernes 16 Foto 1de marzo hubo cosecha de aprendizajes en la Región Brunca. Cerca de 40 docentes de esta región del sur de Costa Rica, se acercaron a la finca Cántaros, en San Vito, y compartieron la experiencia que desde hace tres años desarrollan en sus aulas, enseñando y aprendiendo Habilidades para la Vida. Estos frutos corresponden a la siembra hecha desde Agosto de 2010 en el marco de la Alianza Salud, Educación y Desarrollo, que cuenta con apoyos de OPS, AECID, Ministerio de Salud de Costa Rica, GAT Sur Alto, Cuerpos de Paz, la municipalidad de Coto Brus, ECADERT y EDEX.

Los equipos docentes de los seis cantones de la Región (Coto Brus, Foto 2Corredores, Golfito, Osa, Buenos Aires y Pérez Zeledón) han recibido formación en el tema, acompañamiento y materiales para trabajar con niñas y niños usando el programa La Aventura de la Vida y para trabajar con adolescentes utilizando el programa Retomemos.

Cada experiencia fue un fruto degustado por el colectivo. De lo dicho y escuchado hemos seleccionado seis relatos, llenos de diversidad y riqueza, hechos que dejan ver lo que en esta región significa aprender y enseñar habilidades para la Vida.

Relato 1: ¿Eso estaba mal?

Una tarde en la clase del profe Mauricio, las niñas y niños de Buenos Aires (Costa Rica) vieron la historia de Marta, cuando en un autobús un hombre mayor le toca las piernas y el trasero. Uno de los chicos de 9 años quedó sorprendido.Tomó la palabra y con la cabeza gacha buscó la mirada de una de sus compañeras. Le pidió disculpas delante de todo el grupo. Él no sabía que estuviera mal tocar las piernas y las nalgas de otra persona sin su consentimiento y en el recreo lo había hecho.

Relato 2: Abrir la mente

En Corredores una profesora dice que ha encontrado la manera de que sus estudiantes de primaria venzan el temor a comentar lo que les pasa en su vida. Ella se llama Edita y lo que hace es ver y escuchar historias. Niñas y niños las comentan y abren sus vidas, comparten sus vivencias y logran comunicarse cada vez con más facilidad. Mientras narra emocionada su trabajo, de repente hace un silencio y agrega: “También a mí me ha ayudado a abrir más mi mente”.

Relato 3: La peor gente

Foto 3En Osa, varias mujeres osadas emprendieron el desafío de promover habilidades con el “peor” grupo de la escuela, es decir, el más estigmatizado. Yendry y Dignia construyeron su plan de trabajo. El objetivo era tender puentes de comunicación hacia sus estudiantes para conocerles más y juzgarles menos. Recuerdan que la sesión que más les costó desarrollar fue aquella en donde les preguntaron para qué eran buenos. No sabían qué decir, estaban tan acostumbrados a escuchar que eran los “malos” de la escuela, que se quedaron sin palabras. Poco a poco fueron viendo que entre más se conversaba en clase sobre la vida diaria, menos agresiones se presentaban. El peor grupo resultó no serlo.

Relato 4: Tiempo, paciencia y confianzaFoto 4

Mainor es profesor de español en una secundaria de Pérez Zeledón. Conoció la propuesta de formar en Habilidades para la Vida y se propuso llevarla a cabo en su colegio. Estudió, diseñó y convocó la primera sesión de trabajo. Nadie dijo nada, se sintió frustrado. Analizó en qué había fallado y organizó una segunda sesión. Parecía que se les hubiera perdido la lengua, ningún joven decía ni mu. Pero su empeño le hizo intentar una tercera sesión, ahora con apoyo de otras colegas. Entonces, se abrieron los mundos de la gente joven, empezaron a dar sus opiniones, a proponer, a confrontar, a reír, a aprender juntos sobre su propia sexualidad. Apenas inicia el trabajo, pero Mainor ya sabe que conversar y aprender sobre la vida es posible, si se hace con tiempo, paciencia y confianza.

Relato 5: ¡Más trabajo!

Melba recibió la propuesta de La Aventura de la Vida con disgusto. ¡Más trabajo!, fue lo que pensó. La puso en su escritorio hasta que unos días después se puso a examinarla y le gustó. Descubrió que le permitía trabajar con sus niñas y niños, más que con los contenidos de las materias. Sus clases se convirtieron en espacio de diálogo, expresión y reflexión. Eran distintas. Por toda la escuela se regó el chisme de que algo interesante pasaba en la clase de quinto grado. Tanto que el grupo de sexto pidió a sus compañeras de quinto, que les hicieran una sesión de Habilidades para la Vida. Fue raro verlo, y muy satisfactorio. Sucedió en Golfito, junto al Pacífico.

Relato 6: Vivir para aprender

En Coto Brus, el profe Jorge hace su vida con el alumnado. Come con ellos, juega fútbol en el recreo, conversan a la salida de la escuela y en sus clases abren espacios para que la vida sea materia prima de su aprendizaje. Aprenden viviendo y esto le ha permitido conocer mejor a sus estudiantes. Ahora sabe que detrás de cada persona hay una historia,  a veces de abandono, o de alegría, de abuso o de apoyo. De esta manera comprende mejor los desafíos que cada quien tiene y les ofrece su apoyo profesional. Trabaja con niñas, niños y adolescentes y además, participa de desfiles públicos en donde le cuentan a la comunidad qué otro tipo de aprendizaje se está dando en su institución.

LA SIEMBRA SIGUE

El intercambio fue el cierre de una semana de trabajos con los cuales la siembra sigue en la zona. Se tuvo un taller de formación de formadores en Habilidades para la Vida, en Buenos Aires; un taller de “La Fiesta de Conversación” en Buenos Aires; y un encuentro de jóvenes usuarios de “Retomemos” en Coto Brus. La Región Brunca sigue avanzando en su propósito de formar personas capaces de afrontar los desafíos y sobre todo, de ser felices, solidarias y positivas.

Foto 5
Foto 6

Las habilidades para la vida: un propósito para el 2013

el %d 09UTC %B 09UTC %Y en Habilidades para la vida


Cada 31 de diciembre solemos trazarnos unas metas para cumplir en el año nuevo. Al ritmo de las doce uvas, pasamos lista de nuestros deseos para los próximos 365 día: bajar de peso, hacer ejercicio, visitar a los padres, ser parte de la asociación cívica del barrio, mejorar la relación con la pareja y los hijos, no llevar trabajo a casa, viajar ,etc. ¿Acaso coinciden con los tuyos?

En enero nos mostramos con mucha decisión pero, casi siempre, en marzo o en mayo, ya nos hemos olvidado de estos propósitos. ¿Por qué será? ¿Qué habilidades deberíamos fortalecer para llevar a buen término no sólo estos retos sino todos los que nos ponemos para convertirnos en ese ser humano o en esa sociedad que queremos ser?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1993, lanza la iniciativa “Habilidades para la Vida” en la que agrupa diez destrezas que una persona debe fortalecer para actuar frente a las circunstancias propias de manera activa y transformadora. Son ellas el autoconocimiento, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el pensamiento creativo, la empatía, el manejo de las emociones y los sentimientos, el manejo de las tensiones y el estrés, la comunicación asertiva, las relaciones interpersonales, y el manejo de problemas y conflictos.

Desde que la Fundación EDEX supo de ellas ha enfocado todas sus propuestas y programas al fortalecimiento de dichas habilidades. Hoy, a través de su Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida ofrece el “TransCURSO”, un espacio de formación básico en cada una de estas habilidades dirigido especialmente a docentes y profesionales del área social. Las inscripciones están abiertas hasta el 15 de febrero. Quienes lo han cursado ya, hablan de su experiencia:

“Creo que lo más interesante del curso ha sido el acierto con la fórmula maestra en la metodología, acertar con la rica mezcla de información, entrevistas, monólogos TED, chistes, canciones, poesía, tiras cómicas, spots publicitarios…creo que aquí se puede decir con razón que es una metodología activa, participativa, motivadora, lúdica y sobre todo capacitante y empoderadora” Pilar- Zaragoza

“El mayor, creo, aprendizaje de este curso: ser más consciente de mí misma, en relación conmigo y con los demás. No soy ni mejor ni peor; soy un poco diferente a lo que era cuando comencé. Por delante queda todo lo que me quede de camino”. Mentxu- Pamplona

“He realizado varios cursos virtuales, pero con este, en vez de estresarme por los pendientes, ansiaba tener el espacio para desarrollar cada unidad, era un alivio al estrés que me generaban las demás cosas de mi vida”. Maricela- San Gil, Colombia.

Mayor información e inscripción aquí.

Empatía y parentela

el %d 05UTC %B 05UTC %Y en Habilidades para la vida

¿Cómo ser personas empáticas no sólo en el ámbito laboral y social sino también en el ámbito familiar? Para encontrar respuestas a este asunto se llevó a cabo, el pasado 20 de noviembre de 2012, en el marco de las actividades de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la vida, de la Fundación EDEX, un chat cuyo invitado especial fue Miguel Costa Cabanillas, psicólogo, máster en salud pública, que dirige actualmente el Centro de Hábitos Saludables de Madrid Salud, del Ayuntamiento de Madrid. A continuación, algunos de sus aportes más importantes:

* “Parece que un elemento relativamente compartido es la dificultad que entraña mostrar empatía en el ámbito familiar. Yo diría que puede ser fácil y muy difícil al mismo tiempo. Fácil porque conocemos las experiencias emocionales de cerca y nos permite identificarnos mejor; pero puede ser difícil también porque nos duele que una persona a la que queremos se comporte de una manera diferente a cómo yo creo que debería comportarse. Es aquí donde surge un elemento central para el desarrollo de la empatía: suele haber choque de perspectivas, como trenes que chocan, sobre todo cuando ponemos mucho empeño en convencer”.

* “Cuando alguien nos pide que cambiemos lo hace desde su perspectiva; cuando mi pareja me dice que he de hacer algo, lo hace también desde su perspectiva. Cuando mi madre se asusta porque mi trabajo es peligroso, su reacción inmediata es decirme que cambie y que abandone el trabajo que, por cierto, a mí me gusta. Luego, mi perspectiva se ve amenazada. La petición que hace, la hace desde su perspectiva, tiene miedo a que me pase algo. ¿Cuál es mi reacción? (es mi vida y tú no te tienes que meterte en ella…) También estoy amenazando su perspectiva y de ahí no salimos”…

* “Estamos en un círculo vicioso. Si ella me amenaza, yo la amenazo y si yo la amenazo ella vuelve a lo mismo ¿Cómo salir de este círculo? ¿Quién asume la responsabilidad de cambiar primero? ¿Ser reactivo o proactivo? Yo diría la madre, pero otro diría la hija…Diría más: nadie tiene la obligación de cambiar si uno decide no hacerlo. ¿Hasta qué punto me importa o no tener una buena relación con mi madre? ¿Hasta qué punto es compatible defender mis objetivos y permanecer en el trabajo peligroso respetando la perspectiva de mi madre? ¿Y si quiero reaccionar de otro modo porque me importa pero no puedo porque no sé cómo hacerlo?”

* “¿Habéis observado que cuando uno cambia el otro cambia?.. No quiere decir, en modo alguno, que nos convirtamos en más diplomáticos o educados sino que tengamos más competencia social para influir sin ofender… tampoco de esconder o frenar mis emociones, se trataría de ser asertivos y legitimar la perspectiva de la madre o la mía, sin renunciar a la mía”.

* “Una manera de regular nuestras emociones es expresándolas adecuadamente y actuar de otra manera; las emociones no están contenidas en nosotros, son copartícipes de lo que hacemos, es como el caudal de un río que, dependiendo del paisaje, sus aguas, pueden resultar torrenciales, tranquilas, rápidas,… y es el mismo río que transita por diferentes paisajes. La diferencia con el río es que yo decido cambiar de paisaje y hacer que el ritmo y velocidad de mi caudal sea diferente.”

* “En este sentido, yo diría a esta madre: “mamá, sé que quieres lo mejor para mí y que estás sufriendo mucho porque ves que mi trabajo puede ser peligroso”… a medida que voy argumentando a su favor y legitimando su preocupación se va permeabilizando y acercándose a mi perspectiva…no tengo prisa por plantearle lo que yo quiero, no conviene pasar de puntillas sobre sus preocupaciones y emociones… et., etc., etc. A mí me resulta útil pasar a la acción y argumentar por sistema la perspectiva de la otra persona. Cuando cambiamos, nuestras emociones cambian”.

* “Cuando alguien nos pone una objeción, es un espectáculo de lo más grato de permeabilidad cuando no sólo escuchamos la objeción sino que además argumentamos a favor de ella”.

A docentes o en general a profesionales que acompañan procesos educativos de niñas, niños, jóvenes o demás grupos poblacionales, nos puede suceder lo que al herrero que usa en casa un azadón de palo: la empatía, el pensamiento creativo, el manejo de problemas y conflictos, etc., no son habilidades para ejercitar en un solo ámbito. Son tan necesarias en la calle y en la casa, como en la escuela, en todo momento y lugar. Antes que buscar el fortalecimiento de las habilidades para la vida en nuestros grupos, valdría la pena fortalecerlas en la propia vida. Si te interesa, La Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida abrirá pronto nuevas inscripciones para el “TransCURSO” que iniciará en febrero de 2013.