Estás navegando por el archivo de 2013 febrero.

La comida con otros ojos

el %d 20UTC %B 20UTC %Y en Familia

Muchas personas adultas, sobre todo madres, padres y docentes, nos pre-ocupamos a diario por lo que niñas y niños VEN en la televisión y en Internet. Sin embargo, podríamos ver este asunto con otros ojos y ocuparnos de lo que NO ven, o mejor, de lo que no VEMOS en estos y otros medios de comunicación. Por ejemplo, ¿qué no podemos apreciar, a simple vista, cuando nos antojamos de comprar una bebida, una golosina o una hamburguesa de esas que vemos a medias en los medios? En esta corta historia de Pantallas Amigas, protagonizada por Javier y los demás personajes de La Aventura de la Vida, podemos empezar a responder esta pregunta:
La información que viene en las etiquetas de los productos alimenticios que anuncia la publicidad, no se ve. Tampoco se ve el impacto ambiental que ocasionamos al tirar la cantidad de empaques que traen (la bolsa, el cartón, el plástico, la impresión a color de las letras, etc.). Muchas niñas y niños -y sus padres, claro- optan hoy por una hamburguesa porque viene con el muñeco o el juego de moda, sin importar ni la calidad del pan ni de la carne. Tampoco se ve lo que ahorraríamos, no sólo en dinero sino en bienestar, si optáramos por alimentos frescos, naturales, preparados en casa. No alcanzamos a ver las ventajas y placeres de cocinar juntos, en equipo. La cocina puede ser un lugar peligroso para niñas y niños (quemaduras, cortaduras,etc.) si no se toman las medidas de seguridad necesarias. Pero también puede ser un espacio precioso para un aprendizaje multi-sensorial y divertido sobre temas tan urgentes como la equidad, la participación, la convivencia y la salud (sin discursos). Como lo dice Jean-Marie Bourre en su libro Inteligencia y Placer: “Es difícil saber si la necesidad de alimentarse o la de comunicarse ha sido la que motiva la decisión del grupo de organizar una comida”.

Personas expertas en el tema, como Jamie Oliver son claras en mostrar que al decidirnos por un producto procesado industrialmente y empaquetado estamos optando por ofrecer a nuestras niñas y niños una alimentación con enormes cantidades de azúcares. O como Michael Pollan, quien ha puesto a disposición de la cultura estadounidense y del resto del mundo, “64 consejos para saber comer” y y muchos otros textos sobre el tema. Precisamente, uno de estos consejos o reglas básicas dice: “Evita alimentos que veas anunciados en la televisión”. Llama la atención no sólo éste sino varios de ellos, fáciles de seguir, y que nos ayudan sobre todo a no “tragar entero” todo lo que nos “parezca” apetitoso y saludable.

Aquí mis 10 preferidos:

- “Come comida (alimentos no procesados ni precocinados, se entiende)”.
- “No comas nada que tu bisabuela sería incapaz de reconocer como alimento”
- “Evita productos que contengan ingredientes que un estudiante de primaria no puede pronunciar”.
- “Evita productos con palabras como “lite” (“light”, “ligero”), “bajo en grasas” o “sin grasas” en sus enunciados”.
- “No acudas al supermercado cuando haya mejores alternativas”.
- “Come sólo alimentos que se pudren al cabo de unos días”.
- “Compra tu comida para “picar” en el mercado (sustituir “golosinas” procesadas por frutos secos y frutas”.
- “Si procede de una planta, cómelo; si ha sido procesado en una planta, no lo comas”.
- “Comer lo que se sostiene sobre una pata [setas y vegetales] es mejor que comer lo que se sostiene sobre dos patas [aves], que a su vez es mejor que comer lo que se sostiene sobre cuatro patas [ganado bovino, porcino y otros mamíferos de granja]”. Proverbio chino recuperado por Michael Pollan.
“Cómete los colores (un plato equilibrado incluirá varios colores)”
“Cuanto más blanco sea el pan, más cerca de la muerte estarás. Máxima en la que insisten las abuelas de origen italiano y judío en Estados Unidos”.

Sería mejor dejar de pre-ocuparnos tanto de este tema y ocuparnos de ver con otros ojos las cosas, en este caso, la comida. Ampliaremos nuestro campo de visión. Así, no sólo promoveremos una alimentación saludable sino también habilidades claves para la vida como el pensamiento crítico, la toma de decisiones y el pensamiento creativo, entre otras. ¿Qué tal vernos con los ojos de los animales o de las plantas?